domingo, 23 de abril de 2017

CARTAS IMAGINARIAS

En esta actividad mis compañeros y yo debíamos escribirle una carta a alguien o algo inexistente, como alguien que falleció, cualquier ser inerte, un dibujo animado, etc.

A continuación, os muestro mi ejemplo:

Almohada.
Cama de mi habitación

Málaga, 23 de abril de 2017

Querida almohada;
Anoche dormí maravillosamente. No tuve pesadillas y los monstruos que habitan bajo la cama no me molestaron esta vez. Apenas me preocupé por registrar los rincones de mi habitación bajo la densa oscuridad (que es lo que siempre hago por si una de las criaturas sale debajo del colchón para asustarme mientras duermo), simplemente apoyé mi cabeza sobre tu mullido tacto y me quedé dormida a los pocos segundos. Creo que a los monstruos les fastidió que no pasara miedo en toda la noche. Espero dormir igual de bien siempre. ¡Hasta la noche!

A.G.V.

miércoles, 29 de marzo de 2017

RECETA DE AUTOR

Esta vez, nuestro maestro nos ordenó copiar la receta de cualquier comida. Nosotros debíamos añadir a la prescripción ingredientes como sentimientos o, simplemente, sustantivos que puedan tener algo que ver con la comida inventada. Al principio puede sonar difícil o raro, pero a continuación os dejo mi ejemplo para que veáis en qué consiste la actividad:

Galletas arcoiris
-250 gramos de harina de unicornio
-200 gramos de pepitas de fantasía
-125 gramos de azúcar de rosa
-90 gramos de mantequilla de duende sin sal
-Un huevo grande de dragón
-Una cucharadita de bicarbonato de agua dulce
-Una cucharadita de esencia de vainilla del bosque
-Medio sobre de levadura de conejo

martes, 28 de marzo de 2017

PLAGIO CREATIVO

En esta nueva actividad, el profesor nos mandó escribir el resumen de una novela reconocida para, a continuación, editar algo del fragmento, como los personajes, el lugar en donde se desarrolla la historia, el tiempo, etc. Justo como hice en otra actividad: Cuéntame un cuento.

He aquí mi ejemplo. ¿Descubriréis de qué novela se trata?

La historia es narrada por el Marinero, un adulto a quien le es difícil entenderse con sus contemporáneos. En una travesía solitaria, su barco sufre un desperfecto y salta al mar con una barca salvavidas hasta arribar en las Islas Canarias. Ahí tiene lugar su encuentro con la Princesita, una niña que viene de otro planeta tan pequeño que sólo tiene tres ríos, una extraña planta y un bonsái. La Princesita le pide al Marinero que le dibuje un ciervo para llevarlo a su mundo. Tras hacerse amiga del Marinero, le cuenta cómo era de solitaria y melancólica su vida hasta la llegada del Bonsái, un árbol diminuto muy hermoso que ama a la Princesita pero a quien le es difícil expresarse con sinceridad. Debido a sus dudas sobre el amor del arbolito, la Princesita abandona su cometa y recorre diversos mundos, habitados por curiosos personajes como el rey, el vanidoso, el bebedor, el farolero y el geógrafo. Llega por fin a la Tierra, donde conoce al lagarto y al conejo, con quien llega a establecer un vínculo muy especial y de quien aprende que “sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”. Al fin, la Princesita regresa a las Islas Canarias, el lugar en el cual descendió a la Tierra, para hacerse amiga del Marinero y contarle sus peripecias. Cuando el Marinero logra reparar su barco, la Princesita es mordida por el lagarto, pues ésta es la única manera que tiene de volver a su planeta, para cuidar a su Bonsái. El Marinero descubre que si bien la Princesitao ha logrado llevarse consigo el dibujo del ciervo, no se ha llevado un bozal para amarrarlo. De modo que se queda con la duda de si el ciervo pueda o no comerse al arbolito.

Por último, invoca a quienes lean el libro a avisarle en caso de que la Princesita vuelva a la Tierra.

lunes, 27 de marzo de 2017

MICRORRELATO

Un microrrelato es un texto narrativo muy breve que cuenta una historia, en la que debe imperar la concisión, la sugerencia y la precisión extrema del lenguaje, a menudo al servicio de una trama paradójica y sorprendente.


Más abajo os muestro dos ejemplos escritos por mí:

Ella estaba ahí, rodeada de sus amigos y compañeros. Intentaba integrarse y encontrar un lugar en aquella conversación. Pero le era imposible. Realmente, ella no quería estar ahí, pues se sentía sola e incómoda. Irónico, ¿no? Así que rebuscó en el interior de su bolso, sacó la capa invisible de Harry Potter y, como deseó, desapareció.

* * *

Aquella mujer entró a la parada de metro empujando un carrito con su querido bebé descansando en el interior. Pasaron cinco, diez, hasta quince minutos, pero el vehículo no llegaba. De repente, el estruendoso sonido de las vías chocando con el metal del metro se aproximaba paulatinamente, por lo que la mujer se acercó al borde del andén y, despidiéndose con un dulce "buen viaje", se marchó de la estación con un gran peso quitado de encima.


lunes, 6 de marzo de 2017

CALIGRAMA

Un caligrama es una composición poética en que la disposición tipográfica intenta representar el contenido del poema.

Este es mi ejemplo. Como podréis observar, el poema (escrito por mí) hace el contorno de un gato. ¡Espero que os guste!


domingo, 12 de febrero de 2017

CUÉNTAME UN CUENTO

En esta actividad, nuestro profesor nos mandó hacer una adaptación de un cuento tradicional cambiando el espacio, el tiempo, los personajes, etc.

Yo elegí el cuento de Ricitos de Oro, que trata de una niña que entra en una casa y bebe de unos tazones de leche que hay allí, rompe una de las sillas y se duerme en una de las camas del dormitorio. Más tarde, los dueños de la casa (una familia de tres osos) regresan a su hogar y se encuentran con los destrozos que Ricitos de Oro ha causado. Finalmente, encuentran a la niña durmiendo sobre una de las camas y ésta, asustada, se escapa a través de la ventana del dormitorio.

Yo he cambiado el tiempo de este cuento, avanzando en los años y disponiendo la historia en una edad futura, y convirtiendo a Ricitos de Oro en una adolescente.

He aquí mi adaptación, espero que la disfrutéis:

Érase una vez una tarde, se fue Ricitos de Oro a la ciudad pues su madre le encargó que recogiera un pedido en una tienda. Cerca de allí, había una casa de lo más inusual en la ciudad, y como Ricitos de Oro era una adolescente muy curiosa, se acercó decidida hasta el portón de metal de la casa. Y empujó sin la esperanza de que pudiera abrirla.

La puerta estaba abierta, hecho que extrañó a Ricitos de Oro, pues en el siglo XXXI todas las casas disponían de un sistema de seguridad muy avanzado salvo ésta.

Una pantalla inteligente esperaba a la joven en el centro de la sala. Ricitos de Oro, extrañada porque ese dispositivo no se encontrase todavía en el mercado, decidió toquetearlo para saber cómo funcionaba.

-Bienvenido -dijo la pantalla inteligente sobresaltando a Ricitos de Oro-. ¿Desea comer algo?

Sobre la pantalla se reflejó un extenso menú y Ricitos de Oro, debido a que no sabía utilizar el mecanismo, presionó un botón aleatorio.

-Aquí tiene su tazón de leche y miel. Buen provecho.

Un cuenco apareció de la nada y la adolescente optó por cogerlo entre sus manos.

-¿Quién bebe leche y miel en pleno siglo XXXI? -se preguntó a sí misma.

La chica decidió probar el contenido y, sin darse cuenta, acabó bebiéndoselo todo. A continuación, dejó el tazón sobre la mesa de aquella sala y se sentó en uno de los tres sillones azules que se disponían alrededor de la mesa. Ricitos de Oro se sintió como en el cielo ante la gran comodidad que el asiento le proporcionaba. Comprobó que en ambos brazos del sillón se vislumbraban varios botones y la joven no tardó en toquetearlos como una niña pequeña. Un ligero humo comenzó a surgir de aquel dispositivo. Ricitos de Oro había roto el sillón.

La adolescente optó por seguir investigando la casa o, mejor dicho, siguió colándose en la propiedad privada de otra persona, pues Ricitos de Oro sabía que lo que estaba haciendo no estaba nada bien. Pero tan curiosa era que el no saber de qué avanzados dispositivos disponía la vivienda, la consumía por dentro. Así que prosiguió su camino hasta llegar a un dormitorio. Tres camas rodeadas de decenas de cables y cachivaches electrónicos llamó la atención de Ricitos de Oro, la cual no esperó ni dos segundos para pegar un salto y caer sobre una de las tres camas. Varios instantes después, la joven ya estaba dormida y, aparentemente, el pedido que debía recoger para su madre se convirtió en algo menos importante ahora.

Lo que no llegó a pensar Ricitos de Oro era que esa casa era propiedad de alguien y, poco después, los dueños no tardaron en regresar a su hogar.

Unos osos con armaduras metálicas y electrónicas sobre sus cabezas, extremidades y abdómenes se sorprendieron ante el desorden de su sala de estar.

-¡Alguien se ha tomado un tazón de leche y miel y ha roto uno de nuestros sillones! -vociferó el oso más grande de todos.

Los tres osos se miraron unos a otros y no supieron qué pensar.

Decidieron buscar por la casa al culpable del destrozo y entraron en el dormitorio.

-¡Alguien está durmiendo en mi cama! -se quejó el oso más pequeño en un hilo de voz.

Entonces, Ricitos de Oro se despertó de su profundo sueño. Al ver a los tres osos-robots con cara de pocos amigos, se asustó tanto que, intentando salir de la cama, se enredó entre los cables de ésta consiguiendo darse de bruces contra el suelo. La chica aprovechó que la ventana del dormitorio estaba abierta y saltó por ella para salir corriendo de allí.

FIN

sábado, 11 de febrero de 2017

N+7

El otro día, el profesor nos mostró varias actividades y nos dio a elegir entre una de ellas. Yo me decanté por "N+7", que consiste en reemplazar cada sustantivo y cada verbo de un poema cualquiera por una palabra ubicada siete puestos más adelante de ésta en el diccionario. Puede sonar un poco complicado pero, en el ejemplo que os muestro a continuación, lo entenderéis.

Yo elegí este poema de Francisco de Quevedo:


Es hielo abrasador, el fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado

Y, reemplazando cada sustantivo y verbo, quedaría así:

Serenidad hifa abrasador, serenidad fuerza helado,
serenidad hermandad que dolorido y no se señaliza,
serenidad un sopesar bien , un malacostumbrar presente,
serenidad un breve descargo muy cansado.

Serenidad un desdeñoso que datáfono culámen,
un cobijar con nominal de valiente,
un andrajo solitario entre la genuíno,
un amargor solamente serenidad amado.

Era obvio que utilizando este método iba a ser muy improbable que el poema acabase teniendo sentido, pero es una actividad curiosa y entretenida :)